Entradas

Mostrando entradas de 2009

La Cuerda Sensible

de La Mer- edic. del dock, 2009- reseña contratapa: Marta Braier.

Marina Di Fuscaldo con su ola celeste.
La María Celeste con eterna lágrima.
El aroma de los anticuarios.
Las botellas con mensaje azul.
Las polvosas penas en la bohardilla.
Un perro sorprendiéndonos con su puntero húmedo.
El silencio del amor al caer las hojas.
La mujer de enero y su rosa blanca..
Una rosa abriéndose entre las manos.
Un caracol moviendo sus antenitas.
El devenir del tiempo pintándonos nevados.
Un muñeco de nieve platicando con un espantapájaros..
Una casa en penumbras, a lo lejos un violín.
El lenguaje de la lluvia con su trino transparente.
El pozo fangoso de la deslealtad.
El algebra de los días con destino incierto.
Las manos amigas mientras mueren los relojes.
Los pañuelos blancos del adiós.
La esperanza de los desesperados.
La realidad con su dura espina
El amarillo de las librerias en otoño.
La pipa lanzando aros de humo hacia la luna.
Los grafitis que ostentan nuestros verdugos.
La equidad de las estrellas .
Una golondri…

Oda a la golondrina

Viajera veloz, infatigable. De suave y refulgente manto, entregas tu vuelo cenital, incesante, libre, sinfónico. Flecha de plata y carbón, que el hilo aúreo del estro y la poesía ostentas allá...en las alturas. Ya fin de febrero quedan y no quedan batientes tus alas al ras del tiempo, y luego te ausentas y no y entonces... otoño y remembranza, esculpen en el aire: tirabuzones, exactos ochos ahítos de graznidos, electrizantes pasadas. De la aurora emerges, y te abismas en tu naufragio de ficción. Te añoro relámpago alado. Tu vuelo es crepuscular y celeste. ¡Oh acróbata del infinito espacio! ¡Oh mensajera de Eolo! Ciudadana jubilosa del mundo todo; exenta de visas y de inviernos. Danzarina aérea, maratonista migratoria, sempiterna y sonora. Eres ciclón y brisa, tempestad y calma. Estrella nacarada y azul de la poesía, que refulgesy alumbras las hojas perennes de Becker, Neruda y Alfonsina. "Ya es la hora". ¡Trotacontinentes, adiós! De ti me despido indómita y tersa nave. Hasta el próximo, e impostergable exódo, en el cual bordarás una e…