Entradas

Mostrando entradas de 2017

Al este del río Tigris

Imagen
Al este del río Tigris MOSUL estertores de MOSUL
Retumban los disparos de morteros El miedo comienza a cavar las tumbas
Van 8 meses       5880 horas de COMBATES apenas víveres apenas vida a       penas a       penas un espejo de agua oasis de lágrimas
Los francocazadores huelen sangre DISPARAN     DISPARAN una ambulancia traslada un cuerpo un número moribundo o ya sin pulso
Por las calles deambulan niños PERDIDOS Por las calles deambulan madres PERDIDAS Por las calles deambulan gritos PERDIDOS Por las calles deambulan almas PERDIDAS
Al este del río Tigris MOSUL estertores de MOSUL
Una mujer camina contra el viento su nicab de estrellas titila

Pájaro sin alas

Cuantas cosas no hacemos por temor? Cuales podríamos haber hecho con valor? Hablo del miedo    no de tus miedos
Que seria de la rosa si se cerrara en primavera Cuando la luna teme mostrarse ilumina mucho menos
Por qué eliges ser un pájaro sin alas? Cuando de verdad     es bello volar
Carlos Martian (del libro La Hora de las Estatuas)

Oda a la Resistencia

Resistir
De pie,
De árbol,
De firme,
De hierro,
Resistir
El paso del tiempo
como esfinge
con alas,
inmutable
como estatua
lúcida.
Resistir
cada minuto
de todas las horas
de cada día,
con la mirada
en alto
hacia el presente
oteando el mañana,
con la resolución
del volcán,
con la ubicuidad
del viento,
con la majestuosidad
del glaciar,
Resistir
con el andar
señero, sereno, certero
esculpiendo huellas
sobre el mar, el lodo o la arena,
con el amor
a cuestas,
con el sentimiento
ágil
con la sensibilidad
vigorosa.
Resistir
las humeantes chimeneas
de la desesperanza
con encendidos sueños,
la ineludible
verdad de la muerte,
el inenarrable
dolor de la pérdida,
la inextricable
llama del viento.
Resistir
Unidos,
Completos,
Entrelazados,
como eslabones
de una misma cadena,
con alegría
aventando quimeras
y sonidos nuevos,
acechando
a la tristeza
para darle muerte
y encerrarla
en su ataúd negro
del que nunca jamás
regrese
Resistir
La cruel adversidad
del invierno
sin abolir el brillo
de la creación
como escultura en la nieve.
Resistir
la rotación de los hechos
con tenaz…

Los perros colman de estrellas los ojos de los ancianos

Imagen
Los perros colman de estrellas  los ojos de los ancianos
lo puedo asegurar y como experto visitador de hogares asilos y refugios y geriátricos lo puedo asegurar
En ocasiones los sabios y sabias  residentes del hogar me preguntaban si tenía perro cuál era su nombre?
Muchas veces solía contarles anécdotas caninas pero cuando se enteraban de alguna dolencia perruna quedaban pendientes hasta el desenlace
Los perros colman de estrellas  los ojos de los ancianos lo puedo asegurar y aquellos sabios y sabias exhumaban recuerdos de sus mascotas querían contar historias y las contaban
CON    SENTIMIENTO
y entonces sus miradas refulgían cobraban alas buscaban el ventanal y aleteaban hacia el río
Algún perro tendría que visitar esos lugares Los perros colman de estrellas  los ojos de los ancianos lo puedo asegurar

Suicidios eran los de antes

Cada tanto  le cuento a Rosa algunas historias y le digo suicidios eran los de antes. Ella concurre a las marchas, lee el código, teje y tose.
Los Galios aprobaban el suicidio por vejez, por muerte de los esposos, y dolencia grave o dolorosa. Del mismo modo era aceptada por los celtas, hispanos, vikingos, y nórdicos.
 Los pueblos germánicos, visigodos, trataban de evitar la muerte vergonzosa, siendo el suicidio en tal caso entendible. En China se llevaba a cabo por lealtad. En Japón consistía en un acto ceremonial, especialmente en casos de derrota. En la India existían motivos religiosos o también por muerte de los esposos.

El responsable de este relato, tal vez  sea mi vecino, la suegra de mi vecino.Discuten  a voz alzada y el siempre  amenaza con colgarse.
Las tribus del Africa rehuían todo contacto con el cuerpo del suicida, se quemaba su casa o el árbol donde se hubiera ahorcado. El acto suicida representaba  la cólera de los antepasados y se relacionaba con la hechicería. El cuerpo …

Gato Barbieri del libro Jazz, improvisaciones para ser leídas con saxo, de Carlos Martian.

Imagen
Estrellabundo de notas largas -  (Gato Barbieri)
Estrellabundo de notas largas* notas    largas     infinito    aliento Eolo cobijado en su sombrero
y rumorea el saxo en París Roma New York rumorea rumorea rumorea y la fusión del jazz y el pop y la fusión   la fusión  la fusión
Estrellabundo de notas largas notas    largas     infinito    aliento Eolo cobijado en su sombrero
y la soledad del invierno baila    el último tango    baila
y aquel regreso en el Playboy Jazz Festival
Estrellabundo de notas largas* notas    largas     infinito    aliento Eolo cobijado en su sombrero

China

Imagen
China
Parecía resbalar sobre una  pista de hielo resistiendo sobre los mosaicos ámbar latía su ser de sombra anochecida latían sus ojos  de nubes nocturnas
No puedo establecer con certeza si China me veía o no me veía Pero nevaba o parecía que nevaba sobre su  mirada  de invernal poniente
China Como le gustaba  llamarla a su dueña pasó a las manos salvadoras de Sara como parte de la herencia de su hermana Su hermana había partido hace un año y según dicen China no ladra desde  aquel entonces
Tal vez  algo de ella partió con su amo? o tal vez algo de su amo todavía vive en ella?
o vaya a saber que puertas se abren ante las almas caninas puertas que permanecen cerradas para los seres  humanos tan humanos ?
Será que China cobija su ladrido para el reencuentro? qué voces inefables la mantienen con vida?
China parecíaresbalar sobre una  pista de hielo su paso trémulo muy trémulo

Finito

Imagen
Finito
Edward y Graciela caminan por la arena tibia de Pocitos dejan sus huellas mañaneras sobre la historia de la playa A comienzos del XIX las lavanderas  hacían pequeños pocitos junto al cauce del agua para lavar la ropa.
Ellos van despreocupadamente  preocupados juntar el mango no es cosa fácil en ese paisito
Ellos caminan por la arena tibia de Pocitos como buenos montevideanos termo y mate en mano y las inextinguibles ilusiones de vientos propicios
Un día del cual no recuerdo exactamente la hora Edward me  comentó que ya no iban solos por la playa así supe de Finito un galgo atigrado que lo habían destinado a las carreras hasta que enfermó y luego lo que ya sabemos muy bien lo arrojaron como quien arroja una colilla consumida
Edward y Graciela ya no caminan solos por la playa y así supe de Finito un galgo atigrado deslumbrante como una escultura
c.m.

A Mingo y Tung los conocí en la calle

Imagen
A Mingo y Tung los conocí en la calle cartoneando detrás al lado delante de Paco
Al ponerse el sol buscaban refugio bajo el alero en el frente del edificio donde trabajo Paco dejaba sus pocas pertenencias ordenadas y partían al despuntar el alba
Religiosamente salían a recorrer las calles juntar cartones que se apilaban en su carro de supermercado
Me detengo antes de seguir con este texto quiero confesarles es una noche fría y siento impotencia rabia de saber que ELLOS ALLÁ AFUERA bajo el alero           AFUERA en el frente del edificio donde trabajo
A la  merde con la situación de calle A  la merde con la fábrica de pobres
Dónde se suicidó la dignidad? Dónde va la fila y fila de suicidados?
Un día lo decidí y hablé con Paco dijo que había estado en Malvinas dijo que  al morir su esposa todo cambió quedarse  en su casa era un calvario y decidió salir
A la merde la solidaridad ahorcada