Hemeroteca: Neruda y Rafael Alberti en Villa del Totoral. Sincronicidad del péndulo

Por Carlos Martian

Atrás fue quedando el embrujo de la legendaria  ciudad descubierta en 1911 por el arqueólogo Hiram Bingham , tras cuatro siglos de abandono: Machu Picchu .
Ahora, nacido el crepúsculo, el tibio  viento de enero juega con los últimos resplandores. Decido ingresar a Villa del Totoral, Provincia de Córdoba. Pasar la noche, y darle un respiro a la Golondrina Esteparia, (mi moto).
Pensar que los primeros habitantes del Totoral fueron aborígenes Comechingones. 
Esta civilización dormía en cavernas subterráneas, se dedicaban a la agricultura y a la ganadería, y asentaban en la zona del “Cajón de Piedra” donde aún se pueden observar algunos morteros excavados en la piedra y en el “Cerro de la Cruz”.
Rodando lentamente, traspongo el arco de ingreso a Villa del Totoral en el cruce de las rutas nacional 9 y provincial 17. 
Contemplo el reloj empotrado en la parte superior, da las 19hs. 
Ese reloj, emisario del tiempo, fue colocado por la Empresa Gnomon de Colonia Caroya, durante el Aniversario 154 de la Villa.
Con el tiempo sobre mi espalda, inicio la inmersión en este aparente insignificante pueblo. Luego, como quien descubre del fondo del mar un tesoro oculto, descubro una escultura de tres singulares personalidades.
Esta es otra historia. Sincronicidad del péndulo.
c.m.


Museo Octavio Pinto

En noviembre de 1986 se inauguró en Villa del Totoral un museo en honor al destacado pintor y escritor  Octavio Pinto nacido en la Villa. El  Museo se encuentra en la calle 25 de Mayo, frente a la Plaza San Martín. Más tarde fue reestructurado, y en el año 2003 se reinaugura el lugar.


Este espacio cultural guarda en su interior más de ochenta obras de Octavio Pinto, como así también variados objetos personales del artista, entre ellos, cartas y documentos que fueron donados el día de su inauguración por su hermana Adelina.
Octavio Pinto nació en  Villa del Totoral, provincia de Córdoba, en 1890 y murió en Montevideo, Uruguay, en 1941. Pintor, crítico de arte, poeta, xilógrafo, abogado, inicia su carrera diplomática en 1928 con destinos en Japón, Brasil y por ultimo Uruguay donde fallece a los 51 años
La colección de 81 pinturas y documentos, incluidas las cartas intercambiadas con sus amigos Amado Nervo, Ortega y Unamuno, fue donada al nuevo museo totoralence por Alicia Pinto, hermana del artista, y por sus nietas María y Mercedes Pinto
Esto no es todo, en la puerta del museo se puede observar las esculturas que representan a Pablo Neruda, Rafael Alberti y Octavio Pintorealizadas  por los escultores Carlos Gómez, y Liliana Berro. La obra rinde homenaje al paso de los poetas por Villa del Totoral.

Sigamos.

Villa del Toral, residencia temporal de Rafael Alberti y Pablo Neruda

La residencia temporal de Rafael Alberti y Pablo Neruda está ubicada en la localidad de Villa del Totoral, en el Área Norte de la Provincia, a 81 Km. de la ciudad de Córdoba Capital, accediendo por Ruta Nacional 9 Norte.
Esta antigua residencia ha sido conservada a través de los años, habiendo sido el lugar de inspiración artística de dos personajes de la literatura internacional.
La vivienda perteneció al Dr. Aráoz Alfaro. El Dr. Araoz Alfaro era tucumano, nació en 1870 y se radico en Buenos Aires, donde se doctoró en Medicina, profesión que practicó en aquella ciudad y posteriormente en grandes clínicas europeas. Por su gran pasión por la medicina infantil, se lo considera el Padre de la Pediatría Argentina. Ocupo el más alto cargo en materia de orden nacional como Director del departamento de Higiene. Fue fundador del Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento de la Liga Argentina contra la Tuberculosis. Durante su estadía en Villa del Totoral atendía gratuitamente a los vecinos más humildes.
 De 1955 a 1957, el escritor chileno fue, en reiteradas ocasiones, huésped de su amigo y camarada Rodolfo Aráoz Alfaro. El entonces secretario general del Partido Comunista para América Latina lo alojó en la casa que le legara su padre, Gregorio Aráoz Alfaro.

Neruda llegó a la patria chica del paisajista cordobés Octavio Pinto acompañado por su secretaria personal y ensayista Margarita Aguirre. La belleza e inteligencia de esta joven atravesaron como un flechazo de amor el corazón de su anfitrión, un materialista dialéctico y bon vivant afamado. Por ella, Rodolfo Aráoz Alfaro abandonó a Amelia Lamazou (su segunda esposa) y tomó distancia de su estudio de abogado de Cangallo 466, en la Capital Federal. De ahí en más, decidió repartir su domicilio entre el lujoso piso de avenida Quintana, en La Recoleta porteña, y la casona colonial y la estancia María Celina, en Villa del Totoral.
Con Margarita tuvo dos hijos y compartió una intensa pasión hasta el día de su muerte, en 1968. Un año antes de la muerte de su esposo, Margarita Aguirre publicó la primera biografía autorizada de Pablo Neruda. En varios pasajes del libro, la autora de El huésped (premio Emecé, 1958) evoca los días de su compatriota y maestro en suelo cordobés.
 Allí en Totoral, los sábados al atardecer, Pablo y Matilde solían ir a ver películas al Club Independiente,

La lección del albañil. Un verano, Aráoz Alfaro contrató a Victorio Zedda, quintero y albañil, para que hiciera unas reparaciones en la galería del “Kremlin”, como bautizaron en el pueblo a la casa del dirigente comunista. Ese año, los veraneantes habían acordado que allí se realizaría la tradicional fiesta de apertura de la temporada estival. Neruda aprovechó la volada y le encargó al obrero la reforma del frontispicio  de la casa, tal cual lo había diseñado.
La parsimonia de Zedda para preparar la mezcla y disponer los ladrillos sometió a una prueba de fuego a los nervios de los contratistas. “Y al fin de semana, / las columnas, el arco, / hijos de cal, sabiduría y manos, / inauguraron la sencilla firmeza y la frescura. / ¡Ay, qué lección me dio con su trabajo el albañil tranquilo! / Así, el poeta chileno remata la Oda al albañil tranquilo , una de las tantas que escribiera bajo el cielo transparente de Villa del Totoral.
Durante su estadía, Neruda se inspiró y creó varias de sus obras consagradas, como: Oda a las Tormentas de Córdoba, (entre sus versos nombra a Totoral);  Oda a la pantera negra y Oda a la Mariposa.

El poeta andaluz Rafael Alberti, perseguido por el franquismo, se refugió entre 1939 y 1942 en la estancia junto a su esposa María Teresa León, mientras les gestionaban los documentos para permanecer en el país.  Durante su estadía culminó su reconocido libro “El clavel y la espada” y escribió la obra “De los álamos y los sauces”, dedicado a Antonio Machado.Un día, un vecino, regocijado por la presencia del poeta, le preguntó si le agradaría que en el pueblo levantasen un monumento en su memoria, y el poeta contestó: “Si quieren recordarme bueno sería que planten un árbol en mi memoria”. Ese árbol que recuerda a Rafael Alberti está plantado en la Plaza San Martín de Totoral.

Fuentes
-Carlos Martian, viaje en moto M.Picchu a Bs. As.
-www.cordobaturismo.gov.ar

 -La Voz-(29-01-2013) Totoral: el cielo transparente que supo inspirar a Neruda, Héctor Brondo

-Letra Viva, 2007-PABLO NERUDA PEREGRINO DE LA POESÍA,  illa del Totoral anfitriona de ilustres., Verónica Cardozo

-Octavio Pinto ha vuelto a TotoralAlicia de Arteaga ,  LA NACION- DOMINGO 27 DE JULIO DE 2003




Comentarios

Entradas Populares

JAZZ -Improvisaciones para ser leídas con saxo (JAZZ-Improvisations to be read with a sax)

Con el Principito y Antoine de Saint-Exupéry en el Castillo San Carlos – Concordia, Entre Ríos, Argentina.

Jazz -Improvisaciones para ser leídas con saxo (Jazz-Improvisations to be read with a sax)