Erri De Luca en Buenos Aires







Erri De Luca el 15 de marzo de 2016, visitó la ciudad de Buenos Aires , y participó de una entrevista realizada por Elizabeth  Devriendt. El encuentro fue tan especial como su obra. 
Como se dice en la jerga, y como le gustaría a Erri,  habida cuenta de su pasión por el alpinismo: 
"Se hizo cumbre".


Erri De Luca nació en Nápoles en 1950. A los dieciocho años participó en el movimiento del 68 y posteriormente fue miembro del grupo Lotta Continua. Ha trabajado como albañil y camionero, y durante la guerra de los Balcanes fue conductor de vehículos de apoyo humanitario. Es un apasionado alpinista.
Es autor de más de cincuenta obras, entre las que destacan: Aquí no, ahora no (1989), Los peces no cierran los ojos; Tú, mío (1998), Tres caballos (1999), Montedidio (2002), o El peso de la mariposa (2009), En el nombre de la madre “(2006); El día antes de la Felicidad (2009); El contrario de Uno (2003); El crimen de un soldado; La Parola Contraria;
Aprendió de forma autodidacta diversas lenguas, como el hebreo o el yiddish, y ha traducido al italiano numerosos textos, entre ellos algunos de los libros de la Biblia. Considerado uno de los autores italianos más importantes de todos los tiempos, sus libros han sido traducidos a 23 idiomas. Ha sido galardonado con varios premios, entre los que destacan el Premio France Culture y el Femina Étranger en Francia, o el Premio Petrarca en Alemania.
En Francia, recibió el Premio de Cultura de Francia en 1994 por Aceto, arcobaleno, el Premio Laure Bataillon en 2002 por Tre Cavalli y, también en 2002, el Femina  Ètranger para Montedidio, traducido en Inglés como la montaña de Dios. En 2010 se le dio el internacional alemán literaria Petrarca-Preis. Ha sido miembro del jurado en el Festival de Cannes en 2003. En 2013, recibió el Premio Europeo de Literatura.

Vedere Napoli e dopo morire

Fue sumamente grato el encuentro con Erri De Luca, por todo lo que connota su esencia Napolitana. Estuve en la ciudad de Nápoles en diciembre del año pasado y pude comprender y convivir con los contrastes que laten en la ciudad, con las costumbres de sus habitantes. La fuerza de la naturaleza, el misterio del viento que cabalga un territorio circundado por colinas, y un mar que nos  regresa a un pasado en un continuum renacimiento. Firme con una serenidad estoica, percibimos como nos contempla el Vesubio, con sus leyendas a cuestas.

Nápoles es un anfiteatro natural de colinas semicirculares que emerge sobre una bellísima bahía salpicada de islas como Isquia y Capri. Una ciudad que está en el centro de ese escenario natural que se extiende entre las colinas y el mar.

Sobre la bahía hay un volcán: el Vesubio,  que tiene una larga historia: en el primer siglo de la era cristiana destruyó Herculano y Pompeya, dos grandes ciudades cuyas ruinas están cerca.

"Napoli, en griego "ciudad nueva" es además la capital histórica de la canción italiana, de las fiestas tradicionales, las luces, los sonidos y los fuegos artificiales de Piedigrotta. Por su riqueza histórica, artística, cultural, y gastronómica, fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Después de visitar la ciudad, en una carta que escribió el 28 de mayo de 1787, Goethe alabó "la fiesta del placer que se celebra todos los días en Nápoles", y un joven viajero, Mozart, se impresionó "por esa extraña y tumultuosa fiesta, aristocrática y popular al mismo tiempo".
El poeta Virgilio llegó a Nápoles en el 48 a.c. Giovanni Boccaccio trabajó y escribió en Nápoles.
Fue el escritor norteamericano Melville quien percibió esa cercanía. Dijo: "En las costas occidentales de Italia, en una bahía, una montaña incandescente..."
 Melville se animó a interpretar la alegría de los napolitanos y escribió: "Comed, bebed y alegraos, ya que mañana se muere; ésta es la lección que el lugar le ha enseñado a los napolitanos; la belleza asociada al peligro".
Más recientemente también el poeta norteamericano poeta Jack Hirschman, ha pasado por Nápoles y leído algunos de sus poemas.

Por ello aquello tan cierto que repite  el dicho popular: "Ver Nápoles y después morir".

c.m.


Nato a Napoli nel 1950, Erri De Luca ha scritto narrativa, teatro, traduzioni, poesia.
Il nome, Erri, è la versione italiana di Harry, il nome dello zio.  Ha studiato nelle scuole pubbliche De Amicis ( elementari), Fiorelli ( medie), Umberto I ( liceo).  A 18 anni lascia Napoli e inizia l’impegno politico nella sinistra extraparlamentare, che dura fino ai 30 anni. Termina nell’autunno ’80 con la partecipazione alla lotta contro le ventimila espulsioni dalla FIAT Mirafiori a Torino.

Tra il ’76 e il ’96 svolge mestieri manuali.   Tra il 1983 e il 1984 è in Tanzania volontario in un programma riguardante il servizio idrico di alcuni villaggi. Durante la guerra nei territori dell’ex Jugoslavia, negli anni ’90, è stato autista di camion di convogli umanitari. Nella primavera del ’99 è a Belgrado, stavolta da solo,  durante i bombardamenti della Nato, per stare dalla parte del bersaglio. A questo periodo risale l’amicizia con il poeta Izet Sarajlic di Sarajevo, conosciuto durante la guerra di Bosnia, e di Ante Zemljar poeta e comandante partigiano della guerra antinazista.

Comentarios

Entradas Populares

JAZZ -Improvisaciones para ser leídas con saxo (JAZZ-Improvisations to be read with a sax)

Con el Principito y Antoine de Saint-Exupéry en el Castillo San Carlos – Concordia, Entre Ríos, Argentina.

Jazz -Improvisaciones para ser leídas con saxo (Jazz-Improvisations to be read with a sax)