15.1.19

Saint Exupéry en la Librería Rodriguez


Saint Exupéry en la Librería Rodriguez


Por aquellas noches
Por aquellos cielos

Saint Exupéry sobrevolaba Los Andes,
la Patagonia, el Castillo San Carlos

Por aquellas noches
Por aquellos cielos

eran las estrellas, el viento,
el Petit Príncipe, 
eran los sueños radiantes,
y siempre el viento y las estrellas

Aquello de pronto se apagó y no

Por estas noches 
Por estos cielos

cuando el reloj marca las doce
en la librería Rodriguez 
algo sucede
y la fantasía, marioneta misteriosa
abre sus ojos, 
y un corazón de niño late de alegría.

Por estas noches
Por estos cielos

Cuando el reloj marca las doce
en la librería Rodriguez
entre la melancólica penumbra
un aeroplano soñador aletea
sobrevuela
el vagón cristalino de los libros

Carlos  Martian

10.1.19

Oda al Ermitaño Adolphe Julien Fouéré





Oda al Ermitaño  Adolphe Julien Fouéré

Existe
alguien
que atrapó un sueño
Mutó veneno
en medicina.
Creó una sinfonía
pétrea.
Creó un silencio
ensordecedor.
Existe
alguien
hablando allí.
Y unas manos
surgen del confín
laten
dotan de palabra
a las rocas
y el pirata más pirata
amarra su nave
contempla
y no hay mas tesoro
que el lenguaje del arte.
Ermitaño
en tu jardín de piedra
máscaras
mascarones
totem
y tabú.
Y unas manos
surgen del confín
vuelan
en bandada vuelan
con penumbra
de penumbras
fábulas
y fantasía
fantasmas
y fantasmagoría.
Y es noche iluminada
Y es muerte resurrecta
Y es canto soleado.
Sientes picapedrear?
Eco y oleaje
de ermitaño.
Y unas manos
surgen del confín.
Y golpe a golpe
cincel encendido.
Y cada semblante
de piedra
y cada piedra
es un triunfo
una voz
una palabra
un trémulo aleteo
es un milagro.
Sientes?
Sientes picapedrear?
Eco y oleaje
de ermitaño.
Y unas manos
abren sus manos
se ponen de pie
brindan su ofrenda

AL CORAZON DEL MUNDO.

Carlos Martian del libro Odas Peregrinas, edit. El Mono armado (2011)

9.1.19

Alfonsina Storni, una superstición de Don Jorge Luis Borges. (por Carlos Martian)




Alfonsina Storni, una superstición de Don Jorge Luis Borges. (por Carlos Martian)

Salgo al jardín, allí agapantos en flor, o flor del amor como le dicen. Agapantos azules y blancos, blancos y azules. Camino lentamente unos metros hasta el rosal. Las rosas han florecido, rosas rosas que resisten la noche, el viento de la noche. Sigo unos pasos más, y una rosa, ya pálida, yace sobre el césped. Apenas pétalos de un aroma que fue. Liba la abeja “La Inquietud del Rosal”. La inquietud, del rosal. Y el ser de la muerte, nube agónica, pétalos de la muerte, inmóvil y girando recuerda al oído de mi alma,  las tres muertes de Alfonsina.
-Tres muertes de Alfonsina?
-Sí, tres muertes.
-La primer muerte fue por decisión de la propia autora, y con fecha cierta el 25 de octubre de 1938 en la ciudad de Mar del Plata.
Prosigo y pido que las musas me escuchen.
La segunda acaeció al demoler su casa de la calle Terrada 578, en el barrio de Flores, era diciembre de 2011.
-Existió una muerte más?
-Prosigo y pido que las musas me escuchen.
-La tercer muerte sucedió un día, y a una hora indeterminada. Un locutor cuyo nombre: Antonio Carrizo entrevistaba a Don Jorge Luis Borges en su programa “La vida y el canto”, durante los meses de agosto y setiembre de 1979.
-Hasta dónde quiere llegar?
-Prosigo y pido que las musas me escuchen.

El entrevistador, amante de la poesía, pregunta al entrevistado sobre diversos y distinguidos poetas. Una vez llegado el turno de Alfonsina, las estrellas abrieron sus ojos y el diálogo fluyó como un río, de la manera siguiente:
(A.C.) –Storni?
(B) –Yo creo que es una superstición argentina, yo no conozco una sola línea de ella, y si usted recuerda alguna, y pueda citármela, y yo la admiraré debidamente.
(A.C.) –Largo y definitivo silencio.

--Agradezco a las musas, y mientras, sigo contemplando rosas y rosal, contemplo el tiempo, la sincronicidad de la vida, la eterna e inasible magia. La paradoja sonriente: Alfonsina Storni nació un 29 de mayo de 1892, en Sala Capriasca, Suiza. Borges murió en la ciudad de Ginebra, Suiza, un 14 de junio de 1986.
________________________________________
P.D: Cito unas breves líneas de la poetisa Alfonsina Storni, quien inició el camino.

Cansancio (de Alfonsina Storni)
"Todos, todos tenemos una hora cobarde,
Una hora de hastío cuando muere la tarde.

Cuando se va el amigo que nos trae calor.
El amigo de oro, el Mago Gestador.

Cuando se juntan todas las impresiones malas
Y el alma es un tejido de finísimas alas.

Cuando puede decirse: lo que fue no será;
Lo que no hice hoy no lo haré nunca ya.

Es entonces, cobarde, que me acosa el deseo
De no ser y ni pienso, ni trabajo, ni creo.

Es una nulidad completa de mí misma
Que me asusta y me hiere, me subyuga y abisma.

Es entonces que yo quisiera ser así
Como una cosa nimia, fútil y baladí.

Un chiche que se lleva guardado en el bolsillo.
Una prenda cualquiera, un reloj, un anillo...

Ser una cosa muerta que la llevan cargada
Y que no sabe nada y que no piensa nada.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
Todos, todos tenemos una hora cobarde,
Una hora de hastío cuando muere la tarde."
A.S.

3.1.19

Lectura del texto: Si de Ataúd se Trata




Uno bien colorido
Quinqueliano
letras titilantes:
que en paz no descanse
y cuervos batan panderetas.

Si de ataúd se trata

Con frente de cristal
rostro rozagante azul
mirada apasionada
barba nazarena
(es la última aparición pública).

Si de ataúd se trata

Por qué no estrenar uno
"el día de los fieles difuntos"
y que gusanitos exhiban
orden de allanamiento.

Si de ataúd se trata

Prefiero uno bien mullido
acolchado de raso
mortajabolsillo
"genio y figura hasta la sepultura"
blindado de tres tapas
(deseo no ser molestado)

Si de ataúd se trata

Y Tánatos
no concede habeas corpus
que tenga lámpara dicroica
mesita de luz
leer "sobre heroes y tumbas".

Si de ataúd se trata

No rectangulares.
Con alarma
por si las moscas
por si los profanadores
seccionan manos
o roban mi bolígrafo.

Si de ataúd se trata

Lo elegiría tuneado de añil
aire acondicionado
alerones
de cartón reciclable
(última contribución al medio ambiente).

Si de ataúd se trata

Que se mueva por sí solo
los fines de semana
con alas turbinas
despegue
y sobrevuele la casa rosada.

Si de ataúd se trata

Con cinturón de seguridad
(la ruta esta muy congestionada)
Criogenizado
de dos plazas
y una rosa roja.

Si de ataúd se trata

Sin manijas
a control remoto
(soy muy independiente)
tipo sarcófago
con bodega
Tengo toda la muerte por delante
y latitas de cerveza negra
y un montecristo
y un maso de naipes.

Si de ataúd se trata

Tipo goleta
cortejada de albatros
cartas de navegación
escotillas catalejo.
Divisar puerto
arrojar anclas
gritar tierra

Pero
si el tribunal de los muertos
sentencia
y las llamas hacen lo suyo

Si de ataúd se trata

será de estrellas
de luna
de sol.


C. M. de Matar a Lombroso- Edit. Alción-

Oda al Benteveo




Oda al Benteveo

Dice la leyenda:
las hojas reverdecen
en la primavera
y aventan
corajes nuevos.

Ellas las hojas
dan refugio a los pájaros
y sombra al hombre
y alegría a los niños.
Así ocurre también
durante el tiempo de estío.

Pero al llegar el otoño
poquito a poco
nace otra magia.
La naturaleza
da sus pinceladas,
se mecen
los azafranados y los ocres
los dorados y granates.

Dice la leyenda:
las hojas agonizan
en el otoño
y con su rostro terroso
se despeñan desde lo alto.
               Las hojas mueren                
en el otoño
               y poquito a poco                 
nace otra magia.

La naturaleza
que todo lo puede
eligió
las hojitas más tristes,
y con una gota de rocío
les dio
vida y alma de pájaro
y con una estrella  
les dibujó
una coronita blanca,
un antifaz
y con un átomo de sol
les cubrió
de amarillo el pecho
y de marrón las alas.

La naturaleza
que todo lo puede
les dio
con el soplo del viento,
el canto anunciador,
el estribillo adjetival.
Si.
Así nació el benteveo
El pájaro otoñal.
Y eso es todo.
Me olvidaba.
El que esta a mi lado
de pico negro y largo
acaba
de sobrevolar esta Oda.
Qué pájaro!


Carlos Martian

Saint Exupéry en la Librería Rodriguez

Saint Exupéry en la Librería Rodriguez Por aquellas noches Por aquellos cielos Saint Exupéry sobrevolaba Los Andes, la Pata...

Entradas Populares