Entradas

Mostrando entradas de 2014

Oda a la Máscara

Imagen
Máscara a salir al ruedo a danzar surca imperturbable como un mascarón las olas del tiempo las penas del ayer Máscara Desenreda tus gestos de hierba transparente suelta tu mueca temblorosa festeja como un dionisíaco bufón Oculta tu lágrima seca tras el marfil presagio y rueda exhausta por el umbral del mundo. Luce tu máscara de espíritu arcaico de demonio rupestre Vaga por la noche como un fantasma con grito callado con ciega mirada con tu ritual legendario Gira sobre el grial del viento sobre el último acto sobre la mentira piadosa riéte llorando. Expira con frío gesto de cadalso hasta el álamo de fe hasta el abrazo manantial y siempre nido. Gime como una horda silen

Oda al Perro

Con su olfato planetario Con su compañía fiel de cuatro patas. Va el hombre y su perro Huellas y manada Perro lobo del camino Peregrino al viento.

Hay perros en los ojos de los ciegos. Hay perros en las sonrisas de los niños.        Aliado de pactos invisibles Polizón de las almas rotas. Espantasoledades porque si. Perro tan solo perro. Simple molécula viviente. Guardián de nobleza tibia Hocico empañador de vidrios. Hay perros en la esperanza de un anciano. Hay perros en la nostalgia de los puertos.
Explorador de todos los paisajes. Cómplice incondicional del alba. Cachorro en canastita de mimbre.
Va el rico con un perro. Va el mendigo con un perro. Va el poeta con un perro. Va la heroica Laika dando ladridos a saturno
El perro tiene palabras en su mirada su cola danzante colma de caricias humanas soledades. Hay perros entre utopías de viento. Hay perros ladrándole a las noches.

Hemeroteca: Juana de Ibarbourou

Imagen
Carta navideña, enviada por Juana de Ibarbourou, al Embajador de Cuba ante Uruguay - año 1955. 

 Su última casa, situada en  la calle 8 de octubre N°3061 del barrio La Blanqueada de la ciudad de Montevideo, Uruguay.
En una de las columnas del frente de la casa, el espacio huérfano, donde lucía una placa de bronce con su nombre.


Nace el 8 de marzo de 1892, en Melo, capital de Cerro Largo (Uruguay). Su nombre: Juana Fernández Morales. Allí en Melo, realiza sus estudios primarios, empezando a escribir siendo una niña, a los 12 o 13 años.

Madre uruguaya y padre español: Valentina Morales y Vicente Fernández.
Fue la menor de varios hermanos.
Ibarbourou fue el apellido de su esposo, el capitán Lucas Ibarbourou, ella lo adoptó para acompañar su nombre, abandonando el seudónimo Jeannette d’Ybar que llegó a utilizar firmando con el mismo varios poemas.
En “El Deber Cívico”, diario de su ciudad natal, publica sus primeros poemas conocidos y pocos años después, en 1918, también publica en el Diari…