Entradas

Le Parkour

El viento de San Petesburgo guarda silencio El edificio  iceberg de cemento emerge y es una mañana sin pájaros
Pavel Pavel Kashin como un Aquiles de pies ligeros de pie vestido con su alma olas de cabriolas se agitan en su mente  el corazón valiente suda y la dama de negro lista para tomar la selfie
y un amigo  lo recuerda domesticando  el equilibrio logrando un salto preciso un grimpeo
y un amigo lo recuerda pendiendo de la rama como un simio saltando como un gato como un león saltando
El viento de San Petesburgo guarda silencio El cielo se corta con un cuchillo entonces salta fluye como una volátil ofrenda constelada
El backflip fue perfecto

c.m.

Hemeroteca Carlos Martian: Ester de Izaguirre

Imagen
Recuerdo uno de los encuentros en la casa de la poeta Ester de Izaguirre en la ciudad de Buenos Aires. Fue una reunión amena, apacible y enriquecedora como otras tantas. La calidez y compañía de su asistente Bilma y la crepuscular hora del té en el mes de julio.
Conversamos sobre un texto manuscrito de Alfonsina Storni del año 1927, cuando la poeta contaba con 35 años de edad, y que yo había llevado para la ocasión.
Fue una velada conmovedora. Ester leyó con generosidad y entusiasmo, mi Oda a la Máscara (del libro Odas Peregrinas). Se sumaron a la cita otras amistades de Ester, del país hermano de Venezuela y amantes de las letras. Garuando las horas, llegó la melodía del saxo y dediqué para ella "Alfonsina y el Mar".

Homenajeamos a Alfonsina y homenajeamos la vida una vez más.
Hasta siempre, y Gracias Ester!
c.m.
Ester de Izaguirre recibió innumerables premios y reconocimientos, entre ellos en el mes de noviembre de 2010 recibió el Premio a la Poesía Femenina «Alfonsina Storni», …

Lección del Duelo

Es medianoche Las nubes han cubierto la luna La oscuridad predice nuevas apariencias
De pronto en una calle de Buenos Aires como salidas del Libro de la Selva sigilosas y elegantes dos Cobras Reales se enfrentan se contemplan se ensanchan se elevan se entrelazan
huelen el aire y las lenguas se acunan
A pesar que su saliva mortal podría matar a cien personas existe una norma estricta prohibido utilizar  el veneno
sigilosas y elegantes dos Cobras Reales se enfrentan se contemplan se hinchan se elevan se entrelazan
huelen el aire y las lenguas se acunan

Cada contrincante se esfuerza en no matar a su oponente solo doblegarlo bajar su cabeza al suelo
c.m.

Tristezas del árbol

A menudo siento que no tiene sentido poner en letras las tristezas que nos rodean pues todavía respira la esperanza Aunque hoy con la tormenta ha caído un árbol era un gran árbol
y no es solamente el árbol sino todo lo que con él cae 
A veces imagino a la Argentina como un Titánic con su histriónica orquesta escanciando finas melodías  serpentina papel picado espuma  risas y más risas  y gritos como el cuadro de Munch  y puñetazos y rostros cubiertos y báculos 
Muchas veces me duele la Argentina como un Titánic  y algunos tratando de embarcar las joyas  mientras el agua no cesa de subir  hiende los puentes  inunda corazones temblorosos  inunda refugios para perros inocentes 
Esto quería decir  hoy con la tormenta ha caído un árbol  era un gran árbol  y no es solamente el árbol sino todo lo que con él  cae 
c.m.

Y aquella noche mientras soñaba

Y aquella noche mientras soñaba -dije a Freud-
en la vida hay que hacer tres cosas
escribir un poema, plantar un árbol y tener un hijo Y entonces con su pipa celestial de nubes me respondió Escribir un libro decía el relato de Mujámmad
Escribir un libro de poemas es cosa seria y no escribirlo es angustiante pero claro usted solo interpreta   no comprende –le dije- Mire no estoy en este sueño para perder tiempo ”Soy literario por instinto y médico por fuerza y  concebí la idea de transformar una rama de la medicina —la psiquiatría— en literatura Fui y soy un poeta y novelista bajo la figura de un científico” –dijo lo que dijo alguna otra vez- Bien yo tampoco estoy en este sueño para perder tiempo ni para aventar  conflictos –respondí- “El psicoanálisis no es otra cosa que la transferencia  de una vocación literaria en términos de psicología y patología” –insistió-
Retomando  el tema usted cumplió con la profecía aunque no hayan sido poemas y es bien sabido que usted escribió varios libros - afirmé-
Freu…

JAZZ, Improvisaciones para ser leídas con saxo.

Imagen
Jazz
Improvisaciones para ser leídas con saxo
Carlos Martian

Noche en PragaVáclav  Hrabè)
…”Para Miles Davis por esa noche en que escuché por primera vez una trompeta llena de sollozos” … del poema  Prólogo de V. Hrabé

Noche en  Praga bajo las estrellas los copos de nieve parecen otras estrellas en una habitación “la nube en pantalones”  1 el humo trotamundos de un cigarro una canilla que gotea
Noche en Praga bajo las estrellas los copos de nieve parecen otras estrellas  en una habitación los dedos libres  de un saxofonista el humo trotamundos de un cigarro y la hora del conjuro  en el Reduta 2
Noche en Praga bajo las estrellas los copos de nieve parecen otras estrellas bostezan  las estatuas del puente y marchando los soldados marchan y van refugiados sin refugio y van  pasos  furtivos y es noche
JAZZ
1 “la nube en pantalones”  poema de Vladímir Maiakovski  2 Reduta: club de jazz legendario fundado en 1958.

Dios confunde

Llegué al primer piso Los abuelos estaban agobiados por el calor de diciembre La brisa tibia escalaba por los ventanales y mientras ayudaba a las hermanitas a servir la comida sonaba una olvidada canción de Nino Bravo
Pregunté si sabían algo del misterioso angelito que había guiado a los rescatistas hasta el lugar de la tragedia Un seminarista dijo  -así como apareció desapareció- Una de las cocineras agregó su bocadillo -fue un milagro- Chiquita una de las ancianas que suele recitar a Borges aseveró –sorprendente luminosidad-
Se formó una ronda  en el comedor y todos veían en el niño un ángel Niño       Ángel Ángel      Niño
Yo mientras tanto barruntaba que en la tierra del realismo mágico todo podría ser posible
Los abuelitos seguían masticando con una voracidad exánime
Me acerqué a una de las mesas y comenté lo sucedido Así el padre Luis un sacerdote jubilado aseveró  -Dios confunde-
Quedé unos minutos turbado como avistando posible el Paraíso ilusionando  que ciertos ángeles tal vez custodiaban mi c…